Izaltec

¿Qué es un wearable?

Que es un wearable

Si tienes más de 30 años igual has tenido alguna vez un reloj calculadora. Uno de esos que se regalaban con furor en las comuniones de la España de los años 80. Antes de que existieran las gafas de Google o el Apple Watch. Aquello era un ejemplo básico, muy básico de wearable. Es decir, de un dispositivo tecnológico que llevamos “puesto” allá a donde vayamos integrado en una parte de nuestro cuerpo. Smartwatches, smartbands, smartglasses (relojes, pulseras, gafas inteligentes…)son términos que cada vez escuchamos más en nuestro día a día. La palabra wearable se ha tomado tal cual del adjetivo inglés, que si buscamos en un diccionario nos definirá como algo que es “easy to wear, suitable for wearing”. En el ámbito que nos interesa, lo podemos describir como una “tecnología vestible” cuyas herramientas multitarea nos ayudan a facilitar la vida diaria en ámbitos como el deporte, el ocio y la salud. Al igual que un gadget, se trata de dispositivo práctico cuyo diseño suele ser algo más ingenioso que el de una tecnología corriente.

La filosofía que hay detrás

Los wearables encierran una idea simple, pero a su vez compleja: la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet. Y es que desde hace algunos años rula en el mercado tecnológico el concepto de Internet of Things o “Internet de las cosas”, también conocido como IOT por sus siglas en inglés. Concretamente desde que Kevin Ashton, pionero en el mundo tecnológico, usó por primera esta expresión en un artículo publicado en 2009 que decía así:”Las ideas y la información son importantes, pero las cosas cotidianas tienen mucho más valor” argumentaba. Y es que este señor auguraba y augura que la revolución digital tal y como la conocemos hoy (de información e ideas) ya se está quedando atrás:”Si tuviéramos ordenadores que supieran todo lo que tuvieran que saber sobre las cosas, mediante el uso de datos que ellos mismos pudieran recoger sin nuestra ayuda, nosotros podríamos monotorizar, contar y localizar todo a nuestro alrededor”. El objetivo, decía: reducir costes. Si nos paramos a pensarlo este concepto en realidad no es nuevo: ya lo vimos al hablar de las casas inteligentes o en general de dispositivos conectados para monitorizar la salud en post anteriores.

Monitores de actividad: salud y deporte a la carta

Una de las ventajas más atractivas de los wearables es que nos permiten llevar un seguimiento de la actividad física al detalle a la hora de practicar ejercicio. Hablamos de wearables deportivos. Correr, levantar peso, practicar yoga… de toda actividad podemos contar ya con estadísticas personalizadas; útiles para conocer el mecanismo de nuestro cuerpo, ganar en salud y potenciar nuestros entrenamientos. Hoy nos centramos en dos de los monitores de actividad más populares:

Pulseras de actividad

Seguramente te suene la marca Fitbit: entre tantas, esta es una de las más conocidas de tecnología vestible creada en 2007 en San Francisco. En principio para deportistas. Uno de sus productos estrella son las pulseras de actividad, capaces de monotorizar nuestra frecuencia cardíaca, calorías quemadas, pasos, calidad de sueño, capacidad aeróbica… Se trata de una pulsera finita, elegante, cuya correa (la hay de varios colores) podemos cambiar a nuestro antojo. Con ella podemos establecer además sesiones de respiración guiada; detenernos en cualquier momento del día a concentrarnos simplemente en nuestra respiración. Esto es muy importante ante una situación de estrés, por ejemplo, en la que la forma en la que respiramos es clave para encontrar el equilibrio físico y emocional. Si lo que queremos es salir a correr, conectándolo al GPS del móvil se nos mostrarán en la pulsera datos en tiempo real y mapas de la ruta escogida. Para nadadores también hay modelos de pulsera resistentes al agua, capaces de medir sesiones completas de natación: duración, tipos de brazada, número de movimientos por minuto…etc.

Relojes inteligentes

La alternativa estética es el reloj clásico, o el reloj de muñeca simplemente: las funciones de los smartwatches son parecidas o a las de una pulsera de actividad (pulsómetro, seguimiento del sueño, entrenamiento personalizado….) o incluso más completas. Estos relojes inteligentes los podemos sincronizar con nuestra cuenta de correo electrónico o móvil; de esta manera, si recibimos una llamada importante u notificación de Facebook o WhatsApp, el reloj automáticamente vibrará para informarnos. Algunos modelos incluyen reproducción de música y nos permiten almacenar hasta 500 canciones.

El futuro de los wearables

Hay wearables como las gafas inteligentes que no han terminado de dar con las claves del éxito. Hay quien defiende que la clave de ese éxito está en que estos dispositivos se integren en nuestra vida cotidiana como un accesorio normal más. Otros hacen hincapié en el campo de la salud, de cara al futuro. O en el sector textil. Zapatillas deportivas con GPS, prendas de ropa que advierten de problemas de corazón (o a los papás si su pequeño tiene fiebre), relojes con localizador para prevenir agresiones sexuales… L´Oréal ha lanzado hasta un producto que mide la exposición a rayos UVA a través de la piel. De lo que no cabe duda es de que el mercado de los wearables está en alza y de que para mantener ese vuelo tendrá que seguir reinventándose un poquito más cada día. Seguramente codo a codo con la medicina.

Compra wearables en izaltec

¡Encuentra el wearable que necesitas!
Wearable

Deja un comentario